domingo, 1 de octubre de 2017

El burro que cayó al pozo (con voz de Mariano Osorio)


Un día, un burro cayó a un pozo. No se había hecho daño, pero por supuesto no podía salir, el burro comenzó a rebuznar mientras el propietario pensaba que cosa podía hacer en tal situación.

Finalmente, el campesino tomó una decisión cruel, concluyó que el burro era muy viejo y que no servía más para hacer sus tareas; y por otro lado, el pozo estaba seco y que de cualquier modo había que taparlo. No valía la pena entonces, esforzarse para sacar al animal del pozo; por el contrario, llamó a sus vecinos para que lo ayudaran a sepultar vivo al burro.

Cada uno de los vecinos con su pala, comenzó a echar tierra dentro del pozo, el burro no tardo en darse cuenta de lo que estaban haciendo con él, y lloraba desesperadamente. Después de un cierto número de paladas de tierra, con gran sorpresa de todos; el burro, se quedó callado.

El campesino miró hacia el fondo del pozo y quedó sorprendido con lo que vio, a cada palada de tierra que le caía encima, el burro se liberaba haciéndola escurrir de su lomo y rápidamente se subía sobre el montículo de tierra que se formaba debajo de él. De esta manera, en poco tiempo, todos observaron como el burro alcanzó a subir hasta el borde del pozo y así pudo salir trotando de él.

Reflexión

La vida te tirará siempre mucha tierra encima y de todo tipo, principalmente si te encuentras dentro de un pozo, el secreto para salir de él, es simplemente sacudirse y dar un paso hacia arriba, cada uno de nuestros problemas, es un escalón hacia la cima.

Recuerda. Sacúdete y sigue.


Autor: Desconocido



Deja tu comentario

Copyright © 2018 Algo Para Meditar