domingo, 11 de febrero de 2018

El amor de mi vida (con voz de Rocío Brauer)

Un día estaba yo desesperada, no sabía porque nunca había encontrado el amor, no sabía porque otras personas si podrían hablar de él y yo, yo simplemente le preguntaba a Dios, ¿dios mío como me toparé con el amor de mi vida?, a caso existe.

Y entonces Él me dijo, de verdad quieres saberlo; en primer lugar no tendrás que toparte con el, porque yo he tratado de mandarte todas mis bendiciones de una manera suave perfecta, dulce y sutil. No puedo permitir que llegue tan recio como toparte con algo o con alguien, eso causa un impacto; pero no te envuelve el corazón.

Entonces estás diciendo que no aparecerá como por arte de magia Dios; así es, porque amar si es un arte y el amor desprende cierta magia, pero esa persona que llega a tu vida no es producto de la imaginación ni aparece de la nada, él como tú forman parte del universo y su vidas han sido entrelazadas y cuando te encuentres con esa persona notarás algo de él que te acompañado siempre y sospecharás que se parece en algo a lo que siempre deseaste, es tan lógico hija mía pues son el complemento uno del otro, poque tu me dijiste tan quedito tu deseo tan profundo de estar con él, que no hice más que cumplir el deseo de tu alma, porque esa persona también deseaba alguien como tú.

Pero Dios, entonces dame una señal para que yo pueda estar presentable, para que me vea muy bien, que me vea muy adecuada. Dios me decía, todavía sigues pensando en lo que sus ojos puedan ver, será lo que hará acercarse a ti tu manera de ser, si tú crees que solo pensará en tu físico; de ser así, no estás todavía preparada, porque yo se que no es así, la vida te ha hecho valorarte de manera que nadie puede saber lo guapa que eres más que tu misma, una pureza de tu alma que te da cierto brillo en los ojos, que atraería una montaña si así lo quisieras, porque en tus ojos deposite yo la fe, en tus ojos está el reflejo de todo tu interior. Tú estas preparada así como estás en este preciso momento, y también ese par de ojos, que aún siguen tratando de encontrarse contigo.

Mientras, mientras yo espero pacientemente, yo sé que no debo apresurar las cosas, ¿pero está lejos?, ¿puedo verle?, ¿está a mi alrededor, a la vuelta de la esquina?, ¡dime dios mío por favor!, porque no sé si esto pueda suceder. Sé paciente hija mía, siempre ha sido de sabios esperar, solo puedo decirte que puede estar tan cerca de ti, como centímetro o metros o tan lejos como a kilómetros, es por eso que te suplico dar amor, cariño, una sonrisa amable y una buena voluntad a cada  persona que llega a tu vida, no vaya a ser que atropelles lo que más has estado deseando en el trayecto, no vaya a ser que te siegue la desesperanza a tal grado, que no puedas entender que cuando tú buscas una respuesta la tienes a tu costado, eso sería alejarte de mi y de lo que yo he reservado para ti, el amor de tu vida.


Autor: Desconocido


Deja tu comentario

Copyright © 2018 Algo Para Meditar